¿Nos importa la eficiencia energética de nuestro Data Center?

¿Nos importa la eficiencia energética de nuestro Data Center?

¿Nos importa la eficiencia energética de nuestro Data Center?
¿Las mejores prácticas? ¿La eficiencia energética? ¿Conocemos cuáles son los costos generados por tener encendido un aire acondicionado sin necesidad? ¿La temperatura del data center es la adecuada? ¿En qué afectamos al medio ambiente por no seguir las mejores prácticas del Data Center?

Hoy en día el tener un Data Center eficiente es una elección y no una obligación. No existen reglamentos o normas que regulen el buen uso de la energía que consume un Data Center. Hoy día las estadísticas indican que el 3% de la energía generada por el ser humano es consumida por Data Centers en el mundo. Dichos Data Center ocupan menos del 0.01% de la superficie. Como operadores de Data Center podemos esperar a que las normas internacionales dictaminen que los centros de datos deben de cumplir con ciertas características en cuanto a consumo eléctrico, pero también podemos comenzar a tomar acciones al respecto por los beneficios económicos y en eficiencia que dichas prácticas generan.

Hace unos años, el concepto de eficiencia energética en data centers era muy subjetivo, ya que con frecuencia no se tenía claro cómo se debía medir la energía, dónde se debía medir, o qué unidades usar. Ante este inconveniente el Green Grid creó la métrica conocida como PUE (Power Usage Effectiveness). Hoy día el PUE es una de las posible métricas para medir la eficiencia de un data center, tiene varios inconvenientes conocidos por la industria, pero fue un primer gran paso hacia la mejora en el uso de la energía. Para medir el PUE es necesario medir el consumo de los equipos de infraestructura del data center, los equipos telecomunicaciones y servidores y cualquier otro componente dentro del data center que consuma energía eléctrica.
El consumo energético en el Data Center está sujeto al diseño, uso y mantenimiento y a las propias características físicas de los equipos. Es evidente que no es igual de eficiente un data center de última generación que uno con 10 años de antigüedad. O un data center con mantenimiento rutinario que otro sin mantenimiento rutinario. Por otro lado, han existido eficiencias informáticas en la parte de los servidores/telecomunicaciones en donde se han consolidado cientos de servidores en máquinas de virtualización. Todo esto afecta de manera importante la eficiencia, efectividad y disponibilidad del data center.

La evolución al Data Center con eficiencia energética depende prácticamente de 2 situaciones que se deben balancear:

1. Una política de eficiencia energética con el fin de reducir gastos fijos (OPEX). Esto implica ordenar la operación y mantener métricas del consumo generado.

2. Una especificación de la disponibilidad requerida por el Data Center. Esto implica usar todas las alternativas presentes para lograr la disponibilidad requerida cuidando la inversión y consumo energético. El uso de redundancia en equipos de infraestructura, redundancia en equipos informáticos y el uso de servicios en la nube son algunas de las variables para lograr la disponibilidad y eficiencia energética requerida.

El buscar la eficiencia en un Data Center no es un trabajo sencillo y no recae en una sola persona. Se requiere de la integración de varias áreas para lograr el fin común de ahorro de energía.

Alineado con las mejores prácticas de eficiencia energética, Teksar ofrece los servicios de consultoría y auditoria brindando planes de acción a través de la evaluación y análisis detallado de su Data Center, con personal certificado por el UPTime, ICREA, CEEDA y TIA-942.

Leave a Reply